Hay mucho techie dando vuelta.
Techie que aburre con cables, enredando la obra en su propia maraña conceptual.
Esos nos aburren continua, cotidianamente.

Pero algunas veces sin querer y por esas cosas de que últimamente a los humanos se nos da por compartir de todo, la belleza incluída, te encontrás con pequeñas joyas como esta donde sensiblidad y tecnología conforman un blend con el que es difícil no emborracharse un poco, de bits y de danza.

Cinematique, una obra de Adrien M.

Comments
pingbacks / trackbacks

Deja tu comentario