Me toca lidiar con un diseño que se resiste a ser terminado, se retuerce y desdibuja entre puntos, comas, corchetes, arrobas y hacks para Internet Explorer. La hoja de estilo, a la cual no le importa que sea la una de la mañana y todos tengamos ganas de irnos a dormir, mi mano, mi espalda y sobre todo, mi mi o mi yo. Uséase, diría un amigo español exportado a EEUU como profe invitado de una escuela (si supieran…), uséase, diría, pues porqué dejas ya eso, coño….
En fin, el sentido del deber y cierta urgencia por cerrar algunos proyectos grandes, interesantes y complejos hace que en vez de acostarme, tirar el mouse por la borda y enroscarme en la almohada busque el disco del Köln Concert, lo ponga, y en un rato los corchetes y los puntoycoma hasta me parezcan con onda.
Si algún día existen los viajes en el tiempo, por favor, busquenme el 24 de enero 1975, entre el público, en Alemania.

Deja tu comentario