Yo no se a usted,
el que lee.

Pero
esta ciudad se nos pudrió
muy rápida
aleatoria
significativa
implacablemente.
Somos ahora una gran comunidad
de gusanos.

Así estamos,
descuajeringados,
partidos
enrompecabezados.

Así estamos, quéjico-lenguosos
miedosos,
asidos a la ilusiónEstado
que a fuerza de partidos,
quedó quebrado.

Tristes,
la mugreVisibleCotidiana,
el río empobrecido de cloacas
las riadas de villas a trasmano.

Y la amarillaNoticia?
mantrasandez encubierta de solidaria mano
la maledicencia,
el quejosembrado
ensemillando la futurapalabra.

Amando la podredumbre
descompuestos, hediondos
hendidos, los cordobeses,
así estamos.