Siete y treinta de la mañana de un jueves tranquilo en Córdoba. Busco el diario, pongo la pava y mientras preparo el mate enciendo la radio y conecto la notebook.

Diez, no, veinte segundos después, apago la radio, refunfuñando. Maldiciendo, en realidad.

El periodista hablaba ya con su habitual tono de acidez y malhumor, diciendo algo como “Porque si a un vecino le cortan el agua, alguien tiene que venir y solucionarlo, si hay baches, ¿Dónde esta la municipalidad?, ¿Dónde estan los impuestos que todos pagamos? etc, etc…

Creo haberlo escuchado los suficientes años como para darme cuenta de dos cosas: Sus intenciones en el fondo parecen ser buenas. Quizás lo sean. Y otra más: Cada comentario de un oyente, cada noticia es una excusa para editorializar. Y la editorialización constante, el pseudo “reclamo vecinal” que asumen muchas veces los periodistas sólo se traduce en falta de objetividad y en un comentario personal revestido por el medio en el que trabajan.

En un periódico español, escriben “[…]  Todo medio de comunicación tiene derecho a tener una línea editorial, pero no a editorializar cada noticia porque a la larga va a restar credibilidad.”

Volviendo al inicio, me quedé pensando cual era la diferencia entre este periodista (éste periodista al que aludo es para mí el representante de muchos otros a los cuales no escucho por las mismas razones) y un blogger.

¿Cuál es la diferencia entre una persona que escribe sus impresiones diarias sobre (supongamos) lo que ocurre en esta ciudad y este periodista reclamando “en nombre de los vecinos”? Ambos dos casos tienen en común lo subjetivo de la visión propia expuesta a un limitado número de personas con una influencia menor (el blogger) y la propia visión y el propio sentido de lo “que hay que hablar” (agenda que le llaman) en un estilo editorialista y personal (el periodista al que hago alusión).

Al menos un blogger es, casi por definición, “personal” pero un periodista (sin caer en la simplificación de la “objetividad pura”) debiera al menos ser claro y exponer cuando editorializa. Decirlo.-.. claramente. “En mi opinión” o “Creo que” “pienso que” y no “Los vecinos” “El intendente debe” o “el gobierno del Señor XX es tal y cual cosa”. Eso es opinión. En una columna de opinón (que metáfora tan graciosa, verdad? Columna de opinión… ¿Qué sostienen esas columnas?, en fin…) decía, en una columna de opinión al menos la intencionalidad de el análisis no solo es manifiesto sino el “meollo” de la misma.

En un informativo radial, debiera dejarse.. para los columnistas. Sé que es un tema que exige mayor profundidad y no espero acabarlo con este post, sino comenzar…

Ricardo Galli, con su polémico estilo, le llamaría “vendedor de humo”, y cito: “Cuando la única intención e alguien es cautivar con el humo, decimos que es un… vendedor de humos.  […] Lo malo es cuando alguien se dedica sólo a encender fuegos destructivos.  […] les llamaría Pirómanos 2.0.”

Así, aquel que en nombre “del pueblo” “de los vecinos” “de la ciudad” se erige en comentarista y analista, sin percibir lo tendencioso de sus actos, la falta de ecuanimidad y el “bias” o tendencioso de su hacer termina no haciendo periodismo sino comentarios personales.

Y para comentarios personales, prefiero a varios de los bloggers a los que disfruto leyendo.

Actualización: (gracias @mauro por el apunte) Hace unos días, hablábamos sobre ¿Qué es ser blogger? discutiendo sobre el rol de los bloggers. Léanlo si les parece interesante.

Actualización (15-12-08). Enrique Dans hace un interesante apunte sobre el rol de los periódicos y los periodistas. Los roles se están moviendo (algo de eso hablamos hoy en un curso que coordino) y el rol tradicional ya no puede pensarse como antes. El mismo es en relación de la noticia publicada sobre google y la neutralidad en la red. Cito el artículo (el cual es Creative Commons, igual que este blog, así que permiso para citar concedido):

“Mathew Ingram se descarga a gusto contra el Wall Street Journal en GigaOM a cuenta de su reciente artículo sobre Google y la neutralidad de la red, en How the WSJ Failed the Web 2.0 Test”: que no actualizó la noticia cuando a las pocas horas aparecieron nuevos elementos fundamentales en ella como la respuesta de la propia Google o de Lawrence Lessig, mencionado en el artículo, ni tampoco comentarios de ningún tipo o alguna posibilidad de entrar en la conversación.

Al recriminar este tipo de cuestiones al diario, Mathew apunta con el dedo un aspecto interesantísimo: ¿puede un periódico, por el hecho de provenir del mundo del árbol muerto en el que se imprimen las noticias de ayer, eludir sus responsabilidades cuando su actividad se traspasa al mundo online? ¿Debe un periódico, en pleno siglo XXI, ser una simple transposición a la red de lo que sus redactores escriben en el papel, sin ningún tipo de beneficio derivado del hecho de pasar a estar en un medio infinitamente más rico?

Aparte, en el mejor de los casos, de permitir los comentarios de los lectores – algo que no les cuesta de manera efectiva casi nada – ¿no deberían los periódicos comportarse como otros medios en Internet, que añaden a su responsabilidad para con los lectores las tareas de actualizar sus entradas, corregirlas y puntualizarlas cuando han sido incorrectas, o poner atención a sus comentarios por si en estos se suscitan cuestiones de interés? Salvo muy honrosas excepciones, la gran mayoría de los periódicos online se dedican a repetir en la red el negocio que conocían en el papel, donde lo que publicaban era como si hubiese sido escrito no en papel, sino en piedra: ya no podía modificarse. La red no es así. La red admite la ampliación de noticias, la inclusión posterior de vínculos de interés que la complementen, el añadido de las reacciones que ha provocado, las correcciones, etc. ¿Cuántos periódicos realmente proporcionan algo así, que resultaría perfectamente natural si hubiesen aprendido en Internet, en lugar de en un medio inferior en posibilidades? Las reclamaciones que el artículo de GigaOM ponen de manifiesto aplicadas a un gran medio como el WSJ pintan a la mayoría de los periódicos como auténticos “discapacitados” en Internet: solo saben hacer las cosas de una manera, sota, caballo y rey. Escriben y abandonan lo escrito, como si al día siguiente solo sirviese para envolver el pescado, olvidando que en Internet, lo escrito no se arruga y se tira, sino que indexa y permanece. Y por supuesto, palidecen cuando se enfrentan a otros medios que sí saben aprovechar las posibilidades de la red.

Cuando pasan ya más de doce años desde que los primeros periódicos se aventuraron en la red, algunos van a tener que repensarse lo que hacen en ella. El periodismo en la red es, debe ser diferente, y debe conllevar otras responsabilidades que se proyectan más allá de haber firmado y entregado la noticia. Para hacer lo mismo que hacíamos en el papel, no está nada claro que merezca la pena. Para ese viaje, no hacían falta alforjas.”

Showing 14 comments
  • Octo
    Responder

    A un periodista se le pide objetividad, y a un blogger que quiera tener prestigio también. En relación a Galli, para mi cada vez ha perdido más credibilidad. Sus lagunas sobre lo que es la ingeniería informática hacen que para mi no tenga ningún tipo de credibilidad, parece ser como que considerara que la ingeniería y el software libre son incompatibles por la forma en la que este tipo de software se ha desarrollado, y como él tiene interés en el software libre pues a despotricar contra la ingeniería aunque sea diciendo cada vez una tontería más grande. Así rebuzna, así rebuzna cada vez más alto. Una lástima que un ingeniero pueda despotricar de esa forma contra la ingeniería sólo por un interés personal a favor de una licencia de software GPL.

  • jmlucero
    Responder

    @Octo: No creo que el prestigio de un blogger pase por la objetividad. Sinceridad y honestidad, si. No se puede ser blogger y objetivo, son antónimos. El blog en sí nació como plataforma de expresión… personal, por lo cual, ¿Pára que pedirle peras al olmo? Si en realidad eso es lo interesante.

    Respecto de Galli, creo que es uno de los pocos “bloggers” (no lo es y no se reconoce como tal, pero digamoslo así) que expresan sus opiniones de modo directo y con gran valentía para expresar aún aquello “que no se debe” (por algo le cerraron el blog en la UIB). Y no creo que su despotrique con la ingeniería venga por el lado del SL.
    Creo que su malhumor -si hay tal. viene por el lado de que las convenciones equivocadas le molestan, sean SL o Microsoft.

  • ceci
    Responder

    En mi facu acuñaron un concepto bastante piola: la subjetividad responsable. El periodista no puede ser objetivo, puede pretender serlo y es bueno que así lo haga, pero cada recorte de la realidad que escoge para informar o la ideología desde la que se ubica, hacen que crezca el índice de subjetividad. Ahora, cada vez que opina e informa debe ser ser responsable en sus conceptos para no desinformar, manipular, mentir, puesto que -al menos en mi concepción- la tarea del periodista es un servicio a la sociedad, y por el rol que tienen los medios y sus profesionales, su actividad suele ser más relevante que la de un bloguer.
    Y respecto a vender humo, me parece que bloguers y periodistas lo hacen en igual proporción (dicho con el cariño que les tengo a algunos de ellos).

  • mauro@misfotosecuencias.com.ar
    Responder

    No podríamos discutir el tema sin recordar el post anterior donde[+ o -] estuvimos de acuerdo con que los bloggers son personas que utilizan una herramienta. Estas personas pueden expresarse de manera objetiva y/o subjetiva. A diferencia de un periodista, mas aun trabajando en un medio tradicional, a quien se le pide objetividad.

    Personalmente me parece de mal gusto los periodistas que, permanentemente, intentan bajar línea en tal o cual dirección. Para subjetivos prefiero los bloggers, que los hay y muy buenos.

  • jmlucero
    Responder

    @Ceci: Me parece interesante el concepto y acuerdo en la responsabilidad. El tema es que editorializando la manipulación y desinformación están tan al borde que ya es peligroso.

    Por eso abogo por el “ser claro” y objetivar o poner en claro que “se trata de un comentario personal”, porque si no, quien habla, es el medio, y los medios, como vos decís son más relevantes que la opinión de un blogger.

    Además, poniendo en claro la opinión, no es acaso “honestidad” eso? ¿O no se dice aún porque aún pesa sobre él (ese, ojo, no generalicé sino que hablo de “ese”tipo de periodistas) el mito de la objetividad?

    Y también creo que muchos bloggers venden humo…

  • jmlucero
    Responder

    @mauro tenés razón, voy a incluir el link en el artículo. Gracias. ¿Que es ser blogger?

  • mauro@misfotosecuencias.com.ar
    Responder

    @ceci todo lo que implique un proceso de servucción tiene una parte[o todo] de venta de humo. [La produccion de servicio de información, educación, el bloggear, el mismo médico… y asi]

    Por otra parte, claramente los medios tradicionales tiene más relevancia y eso lo convierte en un arma de doble filo, ya que dudo que todos los oyentes puedan diferenciar donde termina un dato y comienza una opinión.

  • Lucas
    Responder

    Yo creo que, para los medios de hoy en día, vender la información es más importante que informar. Y para eso necesitan “editorializar” sin quedar involucrados en el meollo.

    El puterío y la discordia venden y ¿qué mejor que arrojar la piedra sin mover demasiado el brazo?.

    Por suerte existe el dial para cambiar de radio o el click para cerrar la página.

  • jmlucero
    Responder

    @Lucas: Estoy de acuerdo. Y creo también que mas que una cuestión de medios le compete un poco al periodista. Hay un libro de Bourdieu muy bueno sobre esto. Y si, es más fácil provocar incendios que llenar estanques. Es una metáfora simplona pero de algún modo es así.

  • fer
    Responder

    yo opino (y resalto que digo “yo opino”) que el periodismo sabe perfectamente cómo acaparar atenciones y cómo vender. Si se hace una “denuncia” cada vez que a un vecino se le corta el agua, luz, rompe el auto con el bache, etc es porque de esa manera resulta. Generalemnte hay un público objetivo para el cual ese tipo de programas están hechos. La gente que lo escucha, quiere que sea de esa manera y el periodismo o medio lo sabe y le da lo que quiere. Ahora es cierto que los periodistas (no todos por suerte) están mas cerca de ser “opinologos” que personas aptas de acercar la “realidad” a la gente de una manera lo mas objetiva posible.
    en fin, lo que vende vende…sino como se explican que programas como “bailando” esten donde estan??

  • jmlucero
    Responder

    @Fer, claro…
    Y hay otro tema, que lo dejé pasar pero espero hacerme el tiempo para compartirlo y discutirlo, lo que llamo el “agorerismo” de ciertos programas. Y no hablo de los programas “amarillos” sino de que las agendas están pasando, desde hace años, en convertir la muerte en noticia, el accidente, el bache, la luz cortada, en el eje de la discusión. Y nos perdemos de discutir lo verdaderamente importante, que son las políticas de fondo, y de lo esencial, de entablar un contacto con la gente (digo que el periodista entable) que surja no solo del tacho de basura, el bache y el último corte de luz de epec en vivo y en directo… ¿O no?

  • fer
    Responder

    tal cual. Lo que pasa, me parece es que los periodistas responden a los medios y a la linea que el medio baja. NO nos olvidemos que son empresas gigantes que responden a intereses economicos (y los periodistas terminan siendo funcionales a esos intereses), y ahi caemos de nuevo en el eje de qué es lo que más vende. Indudablemente hay muchos casos en que lo escencial se confunde, el valor de la palabra se pierde y el analisis queda superficial y vago. Seria importante que se revalorarice la idea de que el periodismo es una herramienta de educacion, de acción y de analisis.

    • jmlucero
      Responder

      @Fer: “Seria importante que se revalorarice la idea de que el periodismo es una herramienta de educacion, de acción y de analisis.”. Si, completamente de acuerdo. En relación a lo que decís, el libro de Bourdieu “Sobre la televisión” es bastante esclarecedor. Los medios tampoco son ajenos a la movilización social respecto de determinadas tendencias y creo que en este último cuarto de siglo se ha ido perdiendo de perspectiva el rol del “periodista”.

      Sumémosle a eso que la aparición de internet, los blogs, las redes sociales y la popularización de herramientas de producción de información, ha jaqueado el rol de los periodistas. Creo que es ahí es donde se está produciendo otro quiebre importante y esto es solo el comienzo…

  • Sergio Pereyra
    Responder

    Hola, interesante tu artículo.
    El término bloggers es un poco amplio hoy, tenés a un Pablo Rossi o un Sergio Suppo haciendo “blog” pero siempre sobre una editorial y nos tenés a los que hacemos un blog únicamente desde el punto de vista propio lo que nos mantiene excentos de líneas a seguir, de “auspiciantes” a los que no respetar, y sobre todo al menos en mi caso desde mi blo, un bache es un bache y no una “causa política” ni una acusación al responsable de turno, sigue siendo eso que cuando lo pisás con el auto todos los días rumbo al trabajo te hace temblar hasta el mp3… un corte de luz no es nada, salvo que te pase cuando tenés que nebulizar un niño o terminar un uploads…
    En mi caso hago un blog para que me tapen y les tapen ese bache o solucionen ese corte..aunque muera en el intento.
    Un abrazo, Sergio

Deja tu comentario