En la Revista Ocio del mes de Junio, relacionado con el tema de la “Infoxicación“, Magdalena Aliaga me hizo un “ping-pong” de preguntas sobre el tema.

Captura de pantalla 2014-06-26 a la(s) 14.04.42

¿En la era de la información estamos mas comunicados?

Sin duda que lo estamos. Si algo transformó la tecnología en el siglo pasado y comienzos de este es la facilidad y accesibilidad de dispositivos que permiten la comunicación entre las personas. Objetivamente, también se ha incrementado exponencialmente la frecuencia en la que nos comunicamos.
Sin embargo, no debemos dejar de lado la discusión sobre la “calidad” de la comunicación. Es una discusión rica y profunda, y un tema sobre el que vale la pena reflexionar de manera cotidiana.

¿Cuáles son tus claves para no infoxicarte?

Elijo que escuchar y ver. Uso un lector de feeds donde ni siquiera entro a los istios para leer las noticias, ni veo la publicidad. Programo el celu para que no suene, ni vibre, desde las 22 hasta las 8 de la mañana. Los celulares son aparatos muy invasivos… En lo personal no soy amigo de los celulares, me interrumpen, distraen, desconcentran…
El modo en que se comportan viene de una concepción que tiene 30 años. Fueron para una época donde vibraban porque recibias 1 o 2 llamados al dia. En esa época, no solo no te interrumpían sino que era agradable que las llamadas vinieran con vos.
Pero ahora recibís 10 llamados, 50 mails, 350 whatsapp, 90 mensajes de Facebook… y cada una de estas notificaciones, el celu vibra, o suena y nos interrumpe. Y con la interrupción, lo que nos queda de nuestra capacidad de atención se resquebraja.
Creo que hay que cuidar esta capacidad porque de ella depende nuestra creatividad, el razonamiento profundo y las grandes ideas necesitan de esa atención.
Y de silencio. Nos falta cada vez más silencio.

¿Qué nos traerá la tecnología 4G que promete el gobierno y cuándo llegará?

En la promesa de la tecnología: Mas y mejor conectividad, mayor velocidad de conexión, la capacidad de poder hacer videollamadas con buena calidad, ver canales de TV de todo el mundo por streaming sin que se corte, y sobre todo, va a descongestionar las redes móviles, que hoy por hoy, están colapsadas.

¿La tecnología modifica nuestras vidas, nos hemos vuelto ciberdependientes?

Un poco, aunque es una cuestión de tiempo, y de aprendizaje: Nos faltan herramientas para poder gestionar las nuevas tecnologías, conocerlas, ver como nos afectan, aprender mecanismos para ponerles coto, y sobre todo, ver las consecuencias (que se dan única y exclusivamente, en el tiempo) de ciertas dependencias a dispositivos y a la necesidad de “estar conectados” todo el día.

¿Twitter, facebook, instagram u otra red? ¿Con cuales te quedás y cómo las usas?

Me encanta Facebook. No soy de publicar mucho, pero creo reúne las condiciones mínimas necesarias para socializar “digitalmente”. Lo que ahí ocurren son conversaciones, y relaciones. A veces se trasladan a una relación persona a persona, a veces son vínculos que carecen de “corporeidad”.
De Twitter me fascina la instantaneidad, las noticias, pero sobre todo, la reflexión, la ironía y el humor que acompañan a la noticia y la llevan a lugares inesperados. Las reflexiones colectivas se expresan en #hashtags.

Por último, estoy convencido de que con el tiempo vamos a aprender a distinguir los pequeños gestos sociales que ocurren en las redes y a diferenciarlos, y a poder crear vínculos que nazcan en esas redes y luego se transformen en amistades. Todavía estamos en el jardín de infantes de la alfabetización digital.

Leave a Comment