Ya han transcurrido varios años desde que las redes sociales irrumpieron en el día a día de las empresas, tanto en el uso personal por parte de sus empleados como en la incorporación de Facebook y Twitter dentro de los planes de marketing digital y publicidad. Sin embargo, como se desprende de la última encuesta del Networking de PaP, el uso y la incorporación de las redes sociales dentro de la la lógica corporativa sigue en entredicho.

Encuesta redes sociales 2 jpeg

Solo el 38% tiene página en Facebook y apenas el 20% un usuario en Twitter. Si bien la encuesta no lo especifica, es probable que gran parte de quienes si tienen presencia en esas redes no tengan detrás un plan estratégico que dote de coherencia, personalidad y tenga objetivos bien definidos.

La gratuidad de la herramienta y la simplicidad de abrir la página distraen de la necesidad de crear el perfil social de la marca, el cual necesariamente requiere de definiciones al respecto. Y estas definiciones deben estar ligadas a la selección de canales, contenido, tono, voz, así como la estrategia de relacionamiento: todas cuestiones relacionadas a la definición de la personalidad social de la marca.

Desarrollar el canal implica abrir una puerta pública en la cual la marca va a conversar, debe responder a los irremediables pedidos de soporte, y a las visibles críticas que esporádicamente aparecerán en el muro. El riesgo de encarar esta aventura sin estrategia, es enorme.

Los empleados, desconectados

Y por otro lado, surge de la encuesta que un porcentaje importante de esas empresas no permiten a sus empleados conectarse a las redes sociales libremente. El argumento, no especificado pero que podemos intuir, la pérdida de productividad asociada a ello.

Encuesta redes sociales 1

Y para afirmar la inconveniencia de esta práctica no sirve valerse de intuiciones, sino en datos. Este fenómeno ya ha sido desarrollado en un estudio realizado por la consultora Millward Brown en varios países de europa, donde los participantes consideran que las redes sociales permiten disminuir la cantidad de reuniones internas así como menor cantidad de mails, y el estudio termina determinando que la productividad se incrementó en un 20%. Y más de la mitad de los encuestados se piensan que las empresas que no utilicen las redes sociales en el futuro, no sobrevivirán.

El desafío no es simple: generar engagement en los empleados a través de la motivación derivada de sentirse “conectados” a través de las redes, y encarar el desarrollo de los canales sociales de la marca que permitan entrar en conversación, de manera que colaboren en los procesos de adquisición, retener y hacer crecer o fidelizar a los clientes de la empresa.

Leave a Comment