Reproduzco la nota del Consejo Profesional de Psicólogos de Salta >

[…]

Los especialistas consultados coinciden en que el problema no es el uso, sino el abuso y la falta de supervisión de un adulto. “Lo más saludable es ser responsables en la elección consciente de los juegos a los que los chicos juegan. Hay algunos, como ‘Minecraft’ que, si bien tienen la forma de juego, en realidad ponen al niño en la necesidad de ser creativo, tomar decisiones para construir lo que se les ocurra”, explica Juan Manuel Lucero, director de la Diplomatura en Marketing de la Universidad Blas Pascal. El especialista en nuevas tecnologías señala que los padres pueden ayudar a jugar con la tecnología, usar programas de edición de video, programas donde los niños puedan hacer música, es decir, tecnología puesta al servicio de la creatividad, y donde lo lúdico es solo un componente. Es clave que nos hagamos responsables de que son un instrumento, de comunicación, de juego, de distracción o de creación. Los padres pueden sorprenderse de que las posibilidades son infinitas y el cerebro del niño está haciendo lo mismo que al jugar con rastis: crea, inventa. “La tecnología tiene que estar puesta al servicio del ser humano para expandir sus horizontes creativos. Si no es así, la tecnología es el mejor recurso para aislarlos. Entre una cosa y la otra, la diferencia son l os padres”, asegura Lucero.

Deja tu comentario