Les comparto la nota escrita por Gabriela Origlia, quien escribió la nota “Redes sociales” en la revista Estrategia y Negocios y tuvo la gentileza de pedir mi opinión sobre algunos temas.

Comienza la nota:
“Twitter alcanzó los 500 millonesde usuarios en el mundo.
Cada 10 segundos se crea una nueva cuenta, aunque sólo uncuarto está activo; el resto sigue a otros, quiere saber qué piensan o qué hacen. Facebook ya superó los 800 millones de seguidores. En Centroamérica y el Caribe aproximadamente el 20% de la poblaciónusa algunas de estas herramientas.Los números explican por sí solos porqué las redes sociales y lo que pasa por ellas cada vez tiene más influencia en laagenda de empresas o dirigentes políticos. Los expertos –futuristas expertos en nuevos medios- coinciden en que ya hay algunos esclavos de los trending topics (temasdel momento) y de los hashtags (aspecto en el que cualquier usuario puede hacer una aportación).

El mexicano Octavio Regalado, consultoren estrategias de redes sociales y cofundador de dos en social, afirma que quienes twittean representan distintos sectores sociales, puesto que en la red hay diferentestipos de personas, con sus intereses y objetivos. En ese marco, le gusta repetirla frase “Twitter le dio voz a la sociedad yes la expresión del mundo”.

Desde Innova, Juan Manuel Lucero agrega que, en un comienzo,los tuiteros y facebokeros pertenecíana un sector social específico, signadopor el uso intensivo de la computadora,con afinidad hacia la tecnología. Pero hoy ese universo es mucho más amplio.El docente de la Universidad de Pamplona,José Luis Orihuela, define a las redes sociales como el sistema nervioso centralde la sociedad conectada; son transversalesa todos los sectores y segmentos demográficosy el lugar en el que cada vez másgente pasa más tiempo realizando unamayor cantidad de tareas (comunicarse,informarse, entretenerse, comprar, expresarse,compartir, enseñar y aprender).

El sociólogo y analista principal de AltimeterGroup Brian Solis… ”
El resto… en el PDF debajo.

Gracias Gabriela Origlia.

Deja tu comentario